¡Una horchata sorprendente!

Copa fría de horchata con helado y aceites esenciales

 

El verano ha llegado pisando fuerte. Qué calor, ¿verdad? ¿Qué tal un postre original y refrescante? ¿Os animáis? Os propongo algo muy, muy sencillo pero que le cambiará la cara a más de uno. Pero antes, vamos a explicar alguna curiosidad.

Durante años, los grandes cocineros han buscado llegar al paladar de sus comensales deleitando y sorprendiendo con sus creaciones. Para ello, la búsqueda de nuevos sabores y combinaciones ha sido su objetivo primordial. De siempre se han utilizado plantas aromáticas en la cocina, sin embargo, no ha sido hasta hace relativamente poco que se ha tomado conciencia de los aceites esenciales como herramienta para potenciar y mejorar el sabor de sus platos.
Además, mediante el uso de aceites esenciales, y con una pequeña cantidad de estos, podemos conseguir otra finalidad con frecuencia ignorada: su poder terapéutico. Mediante la adición de aceites esenciales  a nuestros alimentos habituales, les aportamos un valor añadido para hacerlos más digestivos, relajantes, estimulantes… siempre en función de lo que decidamos. Deberemos usar siempre aceites esenciales de calidad, 100% puros y naturales y, en la medida de lo posible, de procedencia «BIO». Este punto es muy importante, ya que se estima que el 98% de los aceites esenciales que se comercializan no son aptos para la vía oral por su falta de pureza.
Veamos algunos ejemplos:
Para dulce:

  • Canela: Por su alto poder antibacteriano y antiviral, es muy indicado para infecciones gastro-intestinales, bronquitis, gripes severas e incluso tomarlo durante nuestros viajes a países de riesgo o donde escasea la higiene.
  • Mandarina: Insomnio, estrés, aerofagia, estreñimiento e hipertensión
  • Naranja dulce: Sus principales propiedades son de tipo calmante y digestivo
  • Menta piperita: Estimula el estómago, drenante hepático y renal, efecto anti nauseas, vómitos, flatulencias
  • Ylang ylang: Relajante, bienestar, indicado en casos de estrés, insomnio, depresión … sin olvidar su faceta afrodisíaca
Para salado:
  • Albahaca: Tónico digestivo y hepático, aerofagias, gastritis, relaja y da bienestar
  • Laurel: Inapetencia, flatulencias, antibacteriano eficaz, mucolítico y expectorante
  • Limón: Estimula el estómago y el hígado, antiséptico, ayuda en dietas de adelgazamiento
  • Romero (Qt. verbenona): Equilibrante hormonal, digestiones lentas, desintoxica el hígado
Cuando usemos aceites esenciales, deberemos tener en cuenta que su uso correcto implica agregarlos en el último momento, sin cocciones ni temperaturas elevadas para garantizar todo su efecto terapéutico y propiedades aromáticas.

Debido a su elevada concentración, con una cantidad muy pequeña veremos colmadas nuestras expectativas olfativas y gustativas. Como valor orientativo usaremos 1 gota máximo por persona, siendo frecuente que utilicemos 1 gota por cada 2 ó 4 personas. Sólo la experiencia propia o seguir una receta nos proporcionará la cantidad recomendada. Además, es una buena costumbre diluirlos previamente en aceite de oliva, salsa,  nata, leche entera, jarabe, azúcar o miel antes de agregarlos a nuestros platos, ya que los aceites esenciales no se mezclan bien con agua. No se aconseja la toma de aceites esenciales por vía oral a mujeres embarazadas y  niños menores de 5 años. Recomiendo leer las propiedades y contraindicaciones antes del uso de cada aceite esencial.

Ahora que estamos mejor informados y estamos abriendo los ojos a este nuevo mundo de aromas y propiedades, continuamos con nuestra original y refrescante propuesta que hará las delicias de amigos y familiares.

Helado de vainilla con ylang-ylang
Ingredientes para cuatro personas:

  • Helado de vainilla
  • 1 gota de aceite esencial de ylang-ylang
  • Canela en polvo
  • Mikados, pajita o una sombrilla para decorar
  • Ganas de pasarlo bien

Horchata natural con chocolate y un toque de naranja
Ingredientes para cuatro personas:

  • Horchata, natural si es posible.
  • Helado de chocolate
  • 1 gota de aceite esencial de naranja dulce o de bergamota (al gusto)
  • Mikados, pajita o una sombrilla para decorar
  • Algún voluntario goloso
Derrito un poco el helado y le mezclo bien el aceite esencial, pongo un poco de horchata en la copa y el helado por encima.
Las posibilidades son infinitas, sólo hay que echarle imaginación y ganas de experimentar.
Recordad que poca cantidad es suficiente, mejor empezar probando con 1 gota para 4 e ir aumentado la dosis según os parezca.
Espero que disfrutéis de este delicioso postre !!!!!
Bibliografía:
Mes recettes magiques auz huiles essentielles, Danièle Festy, Catherine Dupin
Artículos relacionados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *