Un exfoliante exótico …

Nata exfoliante de coco, karité e ylang ylang
En todos los lugares del mundo, las mujeres atesoran secretos de belleza. Las mujeres de Indonesia y Filipinas maceraban las hermosas flores de ylang ylang en aceite de coco empleando este macerado en el cuidado de la piel y el cabello. Por otro lado, se cuenta que la bella Nefertiti ya usaba manteca de karité y, hoy en día, las mujeres africanas conservan este ritual aprovechándose de esta forma de sus magnificas propiedades.
Ya sabemos que las recetas pueden variar, las tenemos que adaptar a nuestras necesidades y a los productos con los que contamos en casa. Partiendo de estos ingredientes milenarios, podríamos hacer un sencillo ungüento sin más, pero queremos estar a la altura de estas exóticas mujeres, hacer algo diferente y proporcionar una textura más original, suave y golosa.
Así que a continuación tenéis la receta de este exfoliante, con fotos y los pasos a seguir.

Ingredientes:

2 cucharadas sopera de manteca de karité
2 cucharadas sopera de aceite de coco
3 cucharadas sopera de aceite de almendra
2 cucharadas sopera de azúcar
5 gotas de aceite esencial de ylang ylang

Es importante desinfectar todo antes de empezar.

Se pone la manteca de karité y el aceite de coco en un bol.
Se funde ligeramente al baño María o al microondas sin que se deshaga del todo tal y como aparece en la foto.

 

Se empieza a batir para conseguir una consistencia de nata montada. Veréis como con su propio calor, los ingredientes se deshacen del todo.
Para acelerar el proceso podéis poner el bol en otro más grande con hielo ya que mientras los aceites estén calientes no va a cuajar.
Una vez ya hemos conseguido la nata se añade el aceite de almendra, removiendo con cada cucharada. Podéis usar cualquier otro aceite vegetal.
Se agregan las gotas de aceite esencial de ylang ylang y se sigue mezclando todo bien.

 

 

Seguidamente se añade el azúcar que es el que nos hará de exfoliante. Podéis echar cualquier otra cosa que sea de vuestro agrado, como coco rallado o harina de almendra.

 

Y ¡ya está! Fácil, ¿no?
Si hacéis cantidad os aconsejo que le añadáis vitamina E.
Cuando vayamos a usarlo, os aconsejo coger sólo la cantidad necesaria en la ducha ya que si en nuestro envase le entrase agua, nuestro preparado se echaría a perder.
Este exfoliante nos dejará la piel lisa y aterciopelada, con un aroma de lo más delicioso.
Esta misma crema, sin azúcar, nos puede servir como mascarilla capilar para puntas secas y estropeadas. E incluso como cuidado corporal para pieles muy secas.
Sandy García Denis
Artículos relacionados

2 Comentarios post

  1. José Luis dice:

    Éste lo pienso probar, aunque sea para comérmelo a cucharadas, el aceite de coco tiene un aroma tan delicioso que no es para menos!! Jeje!!
    No, ahora en serio, esta receta es súper hidratante y para nada grasa, la piel lo filtra genial, a la par que exfólia. Más recetas como esta Sandy!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *