Nata corporal de karité, aloe, frambuesa y rosa

En invierno nuestra piel sufre especialmente por culpa del frío, del viento y de la sequedad ambiental. La manteca de karité es un aliado indispensable para esta época del año, formando una capa protectora en la piel gracias a su alto contenido en ácidos grasos saturados y ácido oléico. Además, contiene un 7% de insaponificables (es mucho) con propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, por lo que es ideal para el cuidado de las pieles sensibles e irritadas.

Por este motivo, he decidido realizar una receta que lleve como base la manteca de karité. Hace unos meses compartimos la receta de gel de ducha “Nube de coco e hibiscus” y muchas veces me habéis comentado lo mucho que os ha gustado. Esta receta será similar; habrá que montar la manteca de karité en nata, pero le añadiremos gel de aloe vera para aportar mayor hidratación y para que la nata resulte un poco menos grasa.

Además, le he añadido un poco de aceite de semilla de frambuesa, un aceite que, a mí particularmente, me gusta mucho para cuidados antienvejecimiento. Su olor siempre sorprende debido a su agradable olor a frambuesa, pero sin resultar dulzón. Es un aceite rico en ácido linoléico (omega 6) y ácido alfa-linolénico (omega 3), dos ácidos grasos esenciales muy nutritivos y reparadores de la piel. Por si fuera poco, contiene mucha vitamina E y carotenoides, potentes antiradicales libres.

Para completar su composición le he añadido un poco de macerado hidroglicerinado de hibiscus, ya que esa flor contiene activos muy antioxidantes y porque le da un favorecedor tono rosado a la crema. No obstante, el color se irá difuminando con el paso de los días.

Y como esta crema es todo un lujo, no se me ocurre mejor aceite esencial que el de Rosa Damascena. Es un aceite esencial especial a todos los niveles, en cosmética se usa como embellecedor de la piel, como reafirmante, antiarrugas y tónico cutáneo. A nivel emocional, su sublime aroma reconforta y es especialmente útil para aliviar las penas de corazón, alejar la tristeza y para recuperar la auto-estima. Evidentemente, lo podéis cambiar por otro más económico como puede ser el palo de rosa, palo de hô, geranio o lavanda.

Material necesario:
El secreto de esta receta está en batir, batir y batir. Las batidoras caseras son ideales para este propósito. Si no tenéis podéis montar a mano con una varilla pero cuesta más.

Receta para unos 100 gr.:

Ingredientes:

Es importante desinfectar todo antes de empezar.

Cómo proceder:

El macerado hidro-glicerinado de hibiscus:

La crema:

Primer paso:

  • Mezclar bien con la varilla, el gel de aloe vera junto con el macerado hidro-glicerinado y el aceite de semilla de frambuesa.
  • Se reserva para luego mezclar con la nata de karité.
Segundo paso:
  • Se pone la manteca de karité en un bol.
  • Se funde ligeramente al baño María o al microondas sin que se deshaga del todo.
  • Se empieza a batir para conseguir una consistencia de nata montada. Veréis como con su propio calor, la manteca se deshace del todo.
  • Para acelerar el proceso podéis poner el bol en otro mayor con hielo ya que mientras la manteca este caliente no va a cuajar. Hay que armarse de paciencia ya que tarda un poco. (Podéis ver aquí una receta con fotos)
  • Una vez ya hemos conseguido la nata se añade poco a poco y despacito la mezcla del primer paso sin dejar de batir.
  • Se pasa al envase sin tardar demasiado ya que la mezcla endurece rápido.

Se aplica igual que una manteca de karité pura. Se coge un pequeña cantidad y se deshace frotando las palmas de las manos.

La textura queda rica, nutritiva y protectora.

Sandy García Denis

Todos los productos de nuestras recetas podéis encontrarlos en www.tutallernatural.com y, para mayor facilidad, haciendo «click» en el nombre de cada ingrediente.

Los textos y fotos de nuestra web están protegidos derechos de autor según la Licencia Creative Commons.

Así que, por favor, si compartes, cita la fuente. Gracias

Licencia Creative Commons
El contenido de este blog por tutallernatural.com se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra en www.tutallernatural.com.

Los términos de uso de la licencia son los siguientes: Reconocimiento (autoría y citación de la fuenta) – Uso noComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

 

 

Artículos relacionados

6 Comentarios post

  1. Alba dice:

    Buenas!!!

    Yo en vez de nata quiero que sea crema normal… como tendría que hacerlo?

    Gracias!! 🙂

  2. Alba dice:

    Pasa algo si quito el hidro-glicerinado? Podría sustituirlo por glicerina solo? Si es así, que cantidad?

    Gracias!!!

    • Sandy García Denís dice:

      hola Alba, puedes poner solo glicerina en la misma proporción. Se aconseja no pasar de un 10% de glicerina así que un 5% está bien. Un abrazo. Sandy

  3. INES dice:

    Hola Sandy!!
    Quería preguntarte si pasado un tiempo la nata ´baja´…es para regalar y me gustaría que estuviera montada hasta el final de su uso!
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *