Jabón para una piel sana

Jabón y aceite corporal con manzanilla

Alexia, una alumna de tutallernatural.com nos explica lo bien que le fue a una amiga suya un jabón y un aceite que hizo. Gracias Alexia por compartirlo con nosotros:

Una conocida, después de un viaje a la India, arrastraba una infección cutánea en los brazos que le provocaba picor permanente, descamación e incluso cambios en la pigmentación de la piel. Llevaba mucho tiempo tratándose con los remedios que le recetaba el dermatólogo, como pomadas con corticoides. Después de una leve mejoría, volvía a vivir con picores y todo seguía igual. Se había acostumbrado a no enseñar los brazos en verano, con lo que su vida cotidiana se veía muy afectada.

Por aquel entonces yo había hecho macerados de aceite de oliva virgen extra y de almendra de primera presión en frío con la manzanilla romana que el padre de una compañera cultiva de forma biodinámica. Con dichos macerados realicé un jabón y le hice un aceite corporal.

Para el jabón empleé: macerado de manzanilla en aceite de oliva virgen extra y en almendra (este último para el sobreengrasado), infusión de manzanilla romana, dióxido de sodio, arcilla blanca y miel de roble. No os podéis imaginar cómo olía ese jabón, una maravilla. Al no llevar aceites esenciales, era apto para cualquier tipo de piel, incluso la de los bebés.
Para el aceite corporal empleé el macerado en aceite de almendra y 3 aceites esenciales (en una proporción del 3%): geranio, árbol del té y menta piperita. La idea era conseguir una sinergia que permitiera aliviar los picores, combatir la infección y regenerar la piel.
Opté por el árbol del té dado su poder antibacteriano de gran espectro y estimulante del sistema inmunitario. En cuanto al geranio, qué decir de esta maravilla y de sus propiedades: astringente y cicatrizante, antimanchas y fungicida, además de regulador mayor (emocional, cutáneo,…). La menta piperita, por su parte, es refrescante, calmante y antipruriginosa.
Cuál sería mi sorpresa cuando, pasados dos meses, mi conocida se puso en contacto conmigo para darme las gracias puesto que su infección era historia, había recuperado el color natural de la piel y ya lucía los brazos por la playa. Desde entonces solo emplea jabón natural y el aceite en cuestión.

Receta del jabón:

Fase A:

Fase B:
  • 250 gr. infusión de manzanilla
  • 112 gr.de sosa
En la traza:

 

Elaboración:

  1. Se congela la infusión de manzanilla en cubitos
  2. En un bol se ponen los cubitos y se añade la sosa
  3. En otro bol se pesa la fase A con el aceite de coco derretido previamente
  4. Cuando este la mezcla de infusión y sosa por debajo de 40ºC se añade a la fase A
  5. Se bate con la batidora hasta conseguir la traza
  6. Cuando hemos conseguido la traza se añade el resto de ingredientes
  7. Se enmolda, se deja entre 24h y 48h. antes de desmoldar y se deja reposar mínimo un mes antes de usar

Para ver los pasos con fotos podéis seguir esta receta.

Receta del aceite corporal:

En un frasco de 100 ml. se ponen los aceites esenciales y se rellena con el macerado.

Alexia Pedrerol

Artículos relacionados

4 Comentarios post

  1. heidi dice:

    hola. ya he hecho el jabon para una piel sana, lo que pasa no hace apenas espuma. es normal? gracias por contestar. saludos Heidi

    • Sandy García Denís dice:

      Hola Heidi, sí, es normal. Lleva muy poco tensioactivo ya que a los niños no es necesario lavarlos mucho. Un saludo. Sandy

  2. Encarni dice:

    Hola! Muchas gracias por compartir ésta valiosa receta. Me gustaría saber cuanta cantidad de manzanilla debemos de añadir a las cantidades de aceites vegetales para su maceración. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *