Le Gattilier

Nuevo producto

Aceite Esencial de Lavanda de los Alpes Marítimos BIO 5 ml. (varias altitudes)

Lavandula angustifolia 
Marca: Le Gattilier

Regulador del sistema nervioso
Cicatrizante
Descontracturante muscular
Antibacteriano

1100 metros de altitud: 10.55€ (Planta cultivada y de agricultura biodinámica)
1300 metros de altitud: 11.90€ (Planta silvestre)
1400 metros de altitud: 12.30€ (Planta silvestre)
1500 metros de altitud: 13.20€ (Planta silvestre)
1600 metros de altitud: 13.60€ (Planta silvestre)

Más detalles

10,55 €

IVA inc.
LAVANDA

Nombre botánico: Lavandula angustifolia
Lugar de procedencia: Francia (Alpes marítimos)
Órgano secretor: Sumidades florecidas
Principales componente: Acetato de linalilo, linalol, terpineno 1 ol 4, lavandulol
Familia botánica: Lamiaceae
Identidad aromática: Carácter de hierba y de flor

Descripción:

La lavanda crece en la cuenca mediterránea, pero hoy día se cultiva en países de otras zonas tales como Bulgaria, Moldavia, Australia o Canadá. Sin embargo la auténtica lavanda se cultiva en Provenza. Necesita muchas horas de sol pero resiste bien al frío. Prospera en altitudes comprendidas entre 500 y 1900 metros, y en suelos calcáreos y pedregosos.

Su nombre botánico “Lavandula” viene del latín lavare, lavar. Los romanos ya conocían y usaban la esencia para perfumar la ropa y los baños. En la Edad Media se usaba además por sus propiedades antisépticas.

Sin lugar a dudas es gracias a la lavanda que la aromaterapia moderna nació. René-Maurice Gattefossé era un químico perfumista francés. A consecuencia de un accidente en su laboratorio se quemó gravemente y tuvo un inicio de gangrena gaseoso que sólo logró parar y tratar exitosamente con aceite esencial de lavanda. A partir de ese momento decidió investigar las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales. Creó la palabra aromaterapia en 1937 cuando buscaba un título para el libro que había escrito y que reunía anteriores publicaciones dedicadas a tratamientos con aceites esenciales.

El aceite esencial de lavanda es uno de los más conocidos y utilizado en el mundo. Se ha considerado como una panacea debido a su gran valor terapéutico.
Es especialmente eficaz para tratar problemáticas nerviosas (estrés, ansiedad, insomnio) y para problemas dermatológicos, en particular dermatosis.

Propiedades terapéuticas:

Potente antiespasmódico
Anti-inflamatorio, analgésico
Antibacteriano y antiséptico
Calmante, relajante, sedante
Antidepresivo
Ansiolítico
Equilibrante de las emociones
Regulador del sistema cardiaco
Tónico y regenerante cutáneo, cicatrizante
Antipolilla natural

Indicaciones terapéuticas:

Ansiedad, estrés, agitación, nerviosismo, insomnio, depresión, hiperactividad, hiper-emotividad,
Asma nervioso, tos espasmódica
Espasmos musculares. calambres, contracturas
Acné, eczema, psoriasis, prurito, quemaduras, heridas, llagas, estrías
Artrosis, artritis
Dismenorrea
Migrañas, cefaleas

Bienestar psico-emocional:

El aroma de la lavanda se recibe como un abrazo materno, es suave y reconfortante. Alivia las penas, y aporta consuelo.
Es especialmente indicado para las personas que sufren de carencia afectiva y para los que son hipersensible o hiper-emotivos.

Ayuda a desconectar la mente y es particularmente interesante para meditar (junto con el aceite esencial de incienso)

Precauciones de uso:

Ninguna

Antes de utilizar cualquier aceite esencial es necesario leer las precauciones a tener en cuenta. 

Estas propiedades y aplicaciones se han obtenido de obras de referencia en aromaterapia. Toda la información de esta página tiene un carácter meramente informativo, y no puede ser considerada como una información médica, ni comprometer nuestra responsabilidad legal. Consulte a su médico o profesional de la salud formado en aromaterapia para un tratamiento terapéutico específico y adecuado.
Aceptar

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario y navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad. Si continua navegando entendemos acepta su uso. Política de privacidad de cookies