El poder antiinfeccioso de los aceites esenciales

Compartimos este interesantísimos artículo de Antonia Jover sobre las el poder anti-infeccioso demostrado de los aceites esenciales. Una lectura de mucha calidad que debería hacernos reflexionar y tener ganas de saber más.

Recordad que estos aceites esenciales los podéis encontrar en www.tutallernatural.com y para mayor comodidad, haciendo «clic» en el nombre de cada uno de ellos. Allí encontraréis muchísima información y sugerencias de uso.

Los aceites esenciales son especialmente conocidos y estudiados por sus propiedades anti-infecciosas.
Si buscamos en la página Pubmed donde se publican investigaciones científicas, encontraremos un gran número de estudios dedicados al poder anti-infeccioso de diferentes aceites esenciales incluso de algunos que proceden de plantas que no se suelen destilar para su uso en aromaterapia.

La comunidad científica pone un interés muy especial en estas propiedades debido a la gran preocupación que existe en relación con las bacterias cada vez más resistentes a los antibióticos.
En lo que se refiere a los virus, no existen medicamentos equivalentes a los antibióticos que tienen un amplio espectro, los tratamientos cuando los hay suelen ser muy específicos.

Numerosos estudios se han llevado a cabo para comprobar la acción antibacteriana de algunos aceites esenciales pero también el modo de acción.
Sabemos hoy que algunas de las moléculas presentes en los aceites esenciales causan daños irreparables en la membrana celular de las bacterias que acaban con su muerte. Los estudios han podido poner en evidencia dos tipos de efectos. Los aceites esenciales dependiendo de su concentración en el medio puede tener una acción bacteriostática, es decir que frena la multiplicación de las bacterias, o bien una acción bactericida, o sea provoca la destrucción de las bacterias.

El poder antiviral de los aceites esenciales también se ha podido comprobar a través de diferentes estudios.
El modo de acción se ha comprobado en algunos casos, por ejemplo en el caso del aceite esencial de árbol del té frente al virus de la gripe A.
En el libro “L’aromathérapie exactement” de Pierre Franchomme y del Dr. Daniel Pénoël se mencionan los importantes trabajos científicos llevados a cabo por Lembke y Deinninger en relación con las propiedades antivirales de los aceites esenciales.
Desde entonces se han realizado varios estudios, especialmente sobre los virus responsables del herpes, gripe A, papiloma, gripe aviar, VIH (publicados en Pubmed).

Y lo más asombroso de todo es que los aceites esenciales utilizados en dosis no tóxicas actúan eficazmente sin dañar a nuestro organismo!

Es una muy buena noticia que podamos apoyarnos en los efectos científicamente contrastados de los aceites esenciales especialmente en esta época que nos toca vivir. Parece que hay una especie de lucha entre las terapias naturales no siempre avaladas por estudios científicos y últimamente maltratas (por ejemplo la homeopatía) y las que se apoyan exclusivamente en la llamada Evidence Based Medicine (EBM).
Lamentablemente los que suelen acusar las terapias naturales o “alternativas” de pseudociencias no suelen tomarse la molestia de investigar antes de lanzar sus acusaciones.

Son increíblemente numerosos los aceites esenciales con poder antibacteriano y antiviral. Mencionaré algunos de los más importantes y conocidos:

Entre los aceites esenciales antivirales más importantes encontramos:

Cabe mencionar de paso que los aceites esenciales con poder antibacteriano y antiviral son además inmunoestimulantes.

Estos aceites esenciales nos ofrecen una alternativa eficaz y segura a la antibioterapia tantas veces abusiva y contraproducente. También nos ofrecen una valiosa ayuda para la resolución de infecciones víricas, aportándonos una solución donde la medicina alopática no la tiene.

Las bacterias y los virus son partes de nuestro entorno. Convivimos con ellos. Siempre fue así. No pasa nada…mientras no nos topamos con uno de esos que nos pilla con un sistema inmunitario debilucho!

Eso me pasó a mi el año pasado, cuando sin ni siquiera haber compartido mi saliva con nadie, contraje la enfermedad del beso! (Mononucleosis provocada por el virus Epstein Barr). ¡Poca broma con este virus!

El virus de Epstein Barr se está relacionando con otras enfermedades, considerándole como posible responsable de su aparición: algunos cáncer, esclerosis múltiple y fatiga crónica.

Igualmente, si queréis saber más de todo ello, podéis apuntaros a los CURSOS que imparte Antonia Jover en este enlace. No os defraudarán:

https://www.floresserbyantoniajover.online/catalogo

Article Tags : , ,
Artículos relacionados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *