Alimentación para una piel saludable (2)

ALIMENTOS, FUENTE DE SALUD Y BELLEZA
Nuestra piel necesita que la cuidemos desde dentro y desde fuera. No servirá de mucho todos los cuidados que le podamos proporcionar externamente si internamente no le damos lo que necesita. Los nutrientes son las piezas fundamentales para la construcción y funcionamiento de nuestro organismo, y los alimentos es donde los encontramos.

Pero… ¿Qué necesitamos?

  • Azufre: alimentos proteicos, en especial semillas de sésamo, lino, mijo y champiñones. Forma parte del pelo y las uñas y facilita la depuración del hígado.
  • Selenio: ostras, bogavante, carnes, pescado, huevos, cereales integrales, cebolla y germen de trigo. Tiene un importante papel antioxidante, pues está ligado a enzimas que neutralizan radicales libres.
  • Silicio: cerveza, granos no refinados y cola de caballo triturada. Promueve la síntesis de colágeno.
  • Vitamina A: como provitamina en calabaza, zanahoria, brócoli, acelga, espinaca, perejil, albaricoque, cerezas, melón y alga Nori. Como vitamina en hígado, grasa de pescado, yema de huevo y mantequilla. Mantiene el funcionamiento de la piel, el pelo y las mucosas. Los complementos alimenticios con esta vitamina no deben ser tomados por embarazadas.
  • Vitaminas del grupo B
  1. B1 pipas, germen de trigo, piñones
  2. B2 levadura de pan, levadura de cerveza, cereales integrales, leche, carne, huevos
  3. B3 cereales integrales, levadura de cerveza y la producen las bacterias intestinales
  4. B5 en casi todos los alimentos
  5. B6 levaduras, cereales integrales, frutos secos, legumbres
  6. B8 levaduras, cereales integrales, huevos, soja
  7. B9 vegetales de hoja, algunas frutas, huevos y leche
  8. B12 en forma de provitamina en vegetales fermentados (miso, tamari, picles), algas, en forma de vitamina en arenque, caballa y huevos. El hígado* contiene casi todas las del grupo B incluida la 12.
  • Vitamina C: acerola, escaramujo, kiwi, moras, alfalfa, perejil, pimiento verde, coles, brócoli, limón, naranja en menor proporción. No cocinar estos alimentos a altas temperaturas porque esta vitamina es sensible al calor, además se disuelve fácilmente en el agua de cocción y es también sensible al oxígeno y la luz. Esta vitamina es antioxidante.
  • Vitamina E: aceite de germen de trigo, aceites vegetales de primera prensión en frío, en gérmenes de semillas y en menor medida semillas y frutos secos. Es antioxidante, protegiendo a las células de radicales libres, además interviene en el sistema inmune y ayuda a la circulación sanguínea.
  • Zinc: carnes, pescado, mariscos, germen de trigo, semillas sobretodo de sésamo, y cereales integrales. Interviene en el sistema inmune.


*Si bien el hígado es buena fuente de vitaminas de este grupo, como de muchos otros nutrientes, es un órgano que acumula tóxicos, por esta razón recomiendo evitarlo y buscar otras fuentes más convenientes.


Alimentos a tener en cuenta:
  • La fibra alimenticia es necesaria para el normal funcionamiento intestinal, del cual depende la salud del resto del organismo y también de la piel. Es necesario tomarla de forma natural, no como salvado, o “gomas” adicionados a los alimentos “enriquecidos con fibra”. Es mejor comerlas como parte integral de los alimentos, dentro de los cuales tenemos los cereales de grano integral (íntegro), semillas, legumbres, verduras y hortalizas y frutas con piel.
  • La levadura de cerveza es un alimento muy interesante, rico en vitaminas del grupo B (menos B12), por lo que es muy útil para aliviar problemas de la piel, pero no hay que abusar pues es un alimento muy concentrado.

Alimentos a potenciar:
  • Las crucíferas, como las coles, brócoli, coliflor, y repollo; preferirlas en cocciones a temperaturas moderadas (al vapor). Ajo, cebolla, endibia, escarola, diente de león, rábanos y nueces en ensaladas. Las alcachofas son depurativas, del mismo modo que el agua de su cocción.
  • Frutas de estación, sobre todo en verano, preferiblemente por la mañana o entre comidas. Una buena opción es antes de comer.
  • Infusiones depurativas: diente de león, cardo mariano, borraja, boldo.

    Alimentos a moderar:

    • Trigo y maíz, no es necesario excluirlos de nuestra dieta pero podemos variar e incluir: mijo, quinoa, trigo cerraceno, avena, cebada, arroz…
    • Sal, en el caso de tomarla que sea marina sin refinar. Cuando cocinamos al vapor las verduras mantienen los minerales y no es necesario agregar demasiada sal para realzar el sabor.
    Alimentos a reducir:
    • Leche y quesos curados. Preferir yogur natural y quesos blancos, son más digeribles.
    • Aceites refinados, por ser extraídos mediante elevadas temperaturas que alteran su estructura, y por la adición de solventes para el proceso de desodorización. Los solventes se extraen pero no completamente.
    • Azúcares y harinas refinadas. Bollería industrial. Preferir el azúcar integral y las melazas (con moderación), y las harinas de cereales de grano entero. Se puede endulzar los postres con fruta desecada.
    • Carnes rojas. En caso de consumirlas que sean magras, de buena calidad, y de forma esporádica. Preferir carnes blancas; evitar embutidos y vísceras.
    • Café, té negro, chocolate y bebidas cola.
    • Alimentos muy procesados, con cocciones prolongadas a altas temperaturas, o con aditivos artificiales.
    Virginia Tenreiro, técnico superior en dietética y nutrición
    Colaboradora de Tutallernatural.com
    Artículos relacionados

    Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *